¿Podrán Sony y Microsoft decir adiós a las pantallas de carga?

Para la siguiente característica de las consolas “next gen” necesito un director de marketing

Los tiempos de carga de los juegos en la actual generación de consolas son frustrantes. En algunos juegos estos tiempos exceden por mucho el límite de nuestra paciencia cuando superan los 30, 50 segundos, otro incluso bastante mas de un minuto. O aún más.

¿Que pasa durante los tiempos de carga? Usualmente, no solo se lee desde el disco, sino también se descomprimen texturas, se generan NPCs (los personajes manejados por el ordenador), entre otras acciones.

El mayor cuello de botella en este proceso son los discos mecánicos, que equipan a las consolas actualmente, pues debido al mecanismo de lectura, su capacidad de transferencia de datos es insuficiente para cargar los datos mas rápido.

En los últimos años, se ha presentado una alternativa superior a los discos mecánicos. Estamos hablando de los discos de estado sólido o SSD para abreviar, quienes tienen mucha ventaja por sobre los discos mecánicos, pues tienen velocidades de lectura muy superiores. Más bien diferencias abismales.

Claro, esto tiene un costo mas elevado que los discos comunes, pero en los últimos tiempos los precios han descendido, lo que los hace un poco mas accesibles. Tal es así que en los rumores figuran en las especificaciones de las consolas de próxima generación.

Claro, el disco SSD por si solo no reduciría los tiempos de carga. Es necesario algo mas en el sistema. Y tanto Sony cono Microsoft tienen sus propias recetas.

Sony y su poder crudo

Hace unos días, Sony sorprendió a todos cuando demostró que, utilizando un disco SSD de alta performance, podían casi eliminar los tiempos de carga. La demo presentada, mostró como el viaje rápido en Spiderman se reducía a fracciones de segundo en el hardware de la PS5.

Lo que muchos sospechamos es que detrás de ese aumento en transferencia está, no solo un buen disco SSD, sino también una buena tecnología de transferencia, como la nueva PCIe 4, que forma parte de las características soportadas por Zen 2, el chip en el cual esta basado el chip de la PS5. Esta tecnología permite transferencias de hasta 64gb/s, lo que sin ninguna duda, es bestial.

La gran ventaja, es que los juegos podrán reducir sus tiempos de cargas de forma brutal, eso si, si están instalados en el disco SSD. Esto nos genera algunas preguntas:

La primera ¿Se podrán ejecutar juegos desde discos externos? La velocidad en estos casos será muy inferior a un disco interno SSD, pues la mayoría de los discos externos son mecánicos. Incluso un disco SSD por USB 3.1 solo tendría una transferencia de 10gb/s, bastante inferior al disco interno. ¿Permitirá Sony esa baja en performance al leer desde discos externos?

Sony habló de una “salsa secreta” en su próxima consola. Algunos sospechamos que está relacionado con el almacenamiento, y tal vez como Sony trabajará para solucionar esa diferencia entre el almacenamiento interno y el externo. ¿Será ese el caso?

Por otra parte, ¿Cuanto incrementará el costo de la consola esta tecnología?. Un disco SSD del tamaño que se calcula que tendrá (mínimo 1 TB) y con esa alta tasa de transferencia, puede costar 150 dólares con facilidad. Incluso si solo costara 100, sumaria bastante al costo final del producto. Antes que digan nada, si, hay discos SSD de esa capacidad por bastante menos de 100 dólares, pero con tasas de transferencia muy inferiores a las indicadas por Sony. 

De modo que cabe que nos preguntemos: ¿Cuanto más recortará Sony a la PS5 para que cueste los 500 dólares que se supone costará? Reamente no creemos que puedan recortar mucho más los costos y al mismo tiempo mantener esta y las demás características anunciadas. El precio de la PS5, si bien dijo Sony que será conveniente, es una incognita aún. ¿Se animará Sony a perder dinero por cada PS5 como paso con la PS3?

Microsoft tiene exactamente el mismo problema, pero, al menos por lo que sabemos hasta ahora, lo esta mirando desde otra óptica

Microsoft y su potencia híbrida

Según los rumores recientes, Xbox tendría también un disco SSD, pero con un enfoque distinto. Mientras la PS5 utilizaría el SSD como almacenamiento principal, las próximas Xbox lo utilizarían cómo caché. Adicionalmente, tendría un almacenamiento en un disco rígido mecánico de gran capacidad, y permitiría cargar juegos tambien desde medios externos. Ese funcionamiento nos recuerda muchísimo a los discos híbridos. ¿Que son los discos híbridos?

Los discos híbridos, son unos discos mecánicos con un caché del tipo SSD que permiten almacenar datos en ese caché para su posterior lectura a velocidades muchísimo mas altas. En algunos casos el disco o el sistema operativo, definen que datos adicionales leer en el caché, lo que optimiza la performance de lectura.

En este caso, de ser ciertos los rumores, Xbox utilizaría el disco SSD como un gran caché (entre 120 y 250 GB según el modelo) del almacenamiento interno (de 1 a 2 TB). El sistema operativo según el rumor utilizaría un algoritmo de inteligencia artificial para detectar que archivos leer. Sin embargo, parece más probable que, en base al uso del juego, se vayan definiendo patrones de archivos a leer. Por otra parte, el desarrollador podría indicar que archivos leer, de modo que el caché se vaya manteniendo con los próximos archivos para un acceso muy rápido.

El sistema operativo de Xbox tendría 1gb de RAM reservado para esta tarea. Este enfoque sería mas económico que el ofrecido por PlayStation, pues con un SSD de menor tamaño, se lograría un buen resultado en performance. Sin embargo, si bien suena tanto convincente como posible, este proceso, también tiene varios puntos que nos generan dudas.

Por una parte, no parece que pueda ser tan rápido como el sistema 100% SSD que propone PlayStation, al menos no mientras se almacenan los datos en el SSD. ¿Cual será la diferencia de carga entre este sistema y el ofrecido en PS5?

Por otra parte, si el sistema operativo se encargará de la tarea de manejar el cache, ¿No podría esto enlentecer la performance del sistema? O si dedicara uno de los 16 hilos del procesador para lograr esto, ¿No le restaría eso capacidad de cómputo al juego?

Repetimos: no compren el hype

Desde ahora y hasta que las próximas consolas estén en el mercado, los departamentos de marketing de ambas empresas intentarán vendernos las maravillas de sus consolas.

Recuerden esto: Nos venderán el SSD como el fin de los tiempos de carga.

No lo crean

Recuerden que usar un disco SSD tiene un costo. Dependiendo de que enfoque se utilice, ese costo se verá en el costo de la consola o en la performance final. Y por sobre todo, ninguna de estas soluciones pondrá fin a las pantallas de carga, aunque sí lograrán que nuestro tiempo viendo estas pantalla sea mucho menor.

No crean en el marketing, crean en lo que vean cuando compren o prueben el dispositivo. Y para eso falta, así que, moderen sus expectativas.

Lo único que nos queda en claro, los tiempos de carga en la próxima generación de consolas, creemos que se reducirán notablemente. Y eso, es algo que agradecemos. Cuanto se reducirán, y cuan efectivos serán los métodos utilizados, ya será cosa que veremos en el futuro.



Importante: Publicado como colaboración en El Arcadía

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *